Amnesia en el paladar

13 agosto 2009

memory

No sé si a ustedes también les sucede, no es el tipo de temas que sacábamos a debate entre los jóvenes y los mayores sólo hablamos de lugares comunes, de manera que no sé si es inherente a la especie. El caso es que yo no consigo acordarme de los sabores de los alimentos ingeridos que fueron dignos de recuerdo, para qué hablar de las texturas.

El contacto con aquella porción de la tarta de manzana recién horneada de un restaurante italiano de Calafell, los calamares rellenos de mi madre o unas lonchas del “mejor jamón que comerás nunca; podrás comer jamón parecido, pero no mejor” son sabores que he perdido definitivamente. Ahora no son más que escenas planificadas en la sala de espera que es la memoria con las que intento recuperar esos momentos culinarios mágicos, nunca lo consigo.

Sería fantástico poder, en cualquier momento, en cualquier situación, recrear en perfecta armonía textura y sabor de aquellos platos degustados que tanto nos agradaron. Acaso semejante prerrogativa nos condujera a la abstinencia del disfrute de tales manjares para reducir cintura: por qué comer lo que engorda si quitando el polvo a la memoria me llevo de nuevo a la boca los lenguados a la plancha y las cervezas de una playa gaditana.

Joaquín Sabina y Vainica Doble – Con las manos en la masa

Vineshoot

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: