Geómetra y pintor

14 noviembre 2009

Javier Krahe y purito

Hay madres que hablan a sus hijos pequeños de Piero della Francesca. Al menos eso era lo que Javier Krahe comentaba en una entrevista acerca de la suya y del origen de la canción que compuso con el artista italiano como motivo. El bautizado como Piero De Benedetto Dei Franceschi (1416-1492) fue pintor cuatrocentista italiano y el elegido por la madre de Krahe para componer unos versos que anidarían en la mente del cantautor desde su más tierna infancia. Mucho después y, lo que es curioso, tras muchos años de lo que damos en llamar ‘carrera musical’, esos versos darían comienzo a la tonada que hoy recogemos:

Piero della Francesca, geómetra y pintor,
harto de placeres sensuales
y medio muerto de amor y platonismo…

Pero primero la introducción:

A menudo pienso que los autores de canciones, pero bueno, da lo mismo, podrían ser los novelistas o los pintores, eso da lo mismo, en realidad no se inventan nada sino que recogen cosas que hay en el ambiente. Eso que, cuando las oyen formuladas, dicen: “eso es lo que yo pensaba”.

Entonces iba en el metro y digo: “Voy a detectar”. Y de pronto digo, están todos pensando en Piero della Francesca. El nombre para mí era inesperado…

Javier Krahe – Piero della Francesca – Presentación (Cábalas y cicatrices, 2002)

Javier Krahe – Piero della Francesca (Cábalas y cicatrices, 2002)

Piero della Francesca, geómetra y pintor,
harto de placeres sensuales
y medio muerto de amor y platonismo
Piero della Francesca, dijo un día:
el dodecaedro me conmueve hasta la ternura.

Pues bien, si a Piero lo conmovía el dodecaedro
hasta la ternura,
a mí me indigna el pentágono
me chiflan trapecios y paralelas
hasta el infantilismo,
me aburre el cuadrilátero,
con esos púgiles,
hasta el bostezo total.

Me oprimen las altas esferas
hasta dolerme el pecho,
me ocupan parábolas,
les pongo música,
me dan de comer.

Soy socio de un círculo
y voy los lunes,
y amigo de Pí
que viu a Barcelona.

Me abruman las pirámides
hasta el cimborrio,
me pesa el cubo.
Y en cuanto al dodecaedro en sí
no sé si he visto alguno.

Pero hasta la ternura,
lo que se dice hasta la ternura,
sólo me conmueve el óvalo,
el óvalo de tu cará,
morená, saladá,
morená, saladá,
y también el cono.

Y también el cono,
morenó, saladó,
hasta el arrobo.

(Javier Krahe)

Vineshoot

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: