Beachwood Sparks: La Verdad Pincha una Paradoja de Nuestra Mentira

26 enero 2010

El proceso de hacer leña del árbol caído nos funde también en un abrazo con el dolor ajeno. Todas las cosas, incluso las enternecedoras, nos llevan a ese terrorismo de ir por casa que muchos consideramos espiritual.

Cada cual es dueño de sí mismo, y por sorprendente que parezca, de un grupo de egoísmos distintos a veces surge la comunidad. El egoísmo que prevalece una vez satisfecha la necesidad de reunión no suele ser el más sensato, pero sí el que tiene mejores murallas, porque es mejor que los trapos sucios nos los laven los demás, aunque nos encontremos con la ropa de otro en el cuerpo ajeno, y las tallas dejen de ajustar. Una causa perdida es un terremoto, pero no un deseo. Y muchos deseos parecidos son una fe, al menos durante un instante. El instante que aprovecha el que piensa en mejorar su cabaña predicando con convicción una verdad al azar, la misma que servirá para golpear a los que pretenden robarle la confianza de sus iguales, sus súbditos. El buen movimiento siempre se hace al revés, porque la confusión no es sólo sexo. Lo es todo.

Cuando hay demasiado ruido, es injusto que únicamente queramos escuchar el silencio. Aunque algo parezca perdido, las demás cosas, y también todas las cosas, mejoran. Hablemos de la música. Y de la verdad de la paz.

Beachwood Sparks – Confusion Is Nothing New (Once We Were Trees, 2001)

wagnerian

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: