Robert Frank: ‘The Americans’

3 febrero 2010

Probablemente Robert Frank no pretendía encontrar en el camino al enemigo de su futuro personal, ese al que llaman patriota, y que pretende cobrarnos por algo que es en esencia nuestro. Podríamos llamar a eso robo, de forma peculiar, porque engañarse no es robar, a no ser que uno se desplume a sí mismo.

A falta de razones para quedarse en su Suiza natal, Frank viajó a Nueva York con el oficio de fotógrafo bien aprendido. Llegaba agotado por la falta de motivación, y triunfar en la fotografía de moda no fue más que otra forma de las muchas que tiene la tiranía de atarnos a sus placeres. Allí conoció íntimamente a Kerouac, a Ginsberg, y la presencia telúrica de la generación beat en aquellos E.E.U.U. le permitió embarcarse en una aventura de dos años, 28.000 fotografías y varios arrestos, probablemente injustificados, a través del país.

Sólo 83 imágenes fueron seleccionadas por el autor para pasar a formar parte de The Americans (1958), al parecer uno de los libros más influyentes en la fotografía del s.XX. Aquí ya cada uno puede poner su paraguas particular, pero cuidando de no quedarse a la intemperie resumiendo un tema complejo con alguna intención fabulada.

Técnicamente, su utilización de la máquina es ruptura, como en el cine lo fue la máquina de la Nouvelle Vague: enfoques inusuales, uso de luz baja… una meditación generalizada de esos cánones inexplicables que también atan la expresión verdadera en el arte y en los corazones lisiados.

Sus intenciones siempre las buscamos más sencillas, para intentar no hundirnos en simplezas: esa solución no siempre malintencionada de poner un espejo frente a la patria no legitima la histeria, pero lo cierto es que los padres de la patria estadounidense no pudieron resistir la tentación de dejar que el libro se editara antes en Europa. Y no indignó que Frank mostrara algunas miserias, que no eran tantas porque eran las mismas que las de los demás, sino que mostrara que los iconos, los útiles, no se implantan. Que cierta magia, por formidable que parezca, no decide nuestros nombres. Ni nuestras razones. Lo que le regalamos a la libertad ya nos lo ha robado antes la patria.

Por eso no es extraño que ante la adversidad cambiemos nuestra relación con la historia, y que en el silencio del pueblo americano se hicieran algunos cambios a través de la cámara de Robert Frank.

wagnerian

Una respuesta to “Robert Frank: ‘The Americans’”


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: