Esclarecidos: El Tren Azul

23 junio 2010

No sé decir por qué vuelven algunas noches y la música de algunas noches a la memoria. Dicen que en un momento terminó otro, y antes de que terminara no nos habíamos dado cuenta de que no era necesario empezar ya a buscar un refugio, pero la costumbre de ordenar el futuro (ese que no existe) nos obliga también a desdeñar el momento feliz que suele ser el presente. El futuro, para quien más, para quien menos, pinta pequeños apocalipsis en la imaginación, antes de que alguien venga y con un buenos días consiga que el momento presente nos devuelva de forma atropellada al no estaba ocurriendo aquí de lo imaginario.

Seguramente, cuando decimos que abandonamos, sabemos que abandonamos sólo a medias y por eso nos atrevemos a decirlo. Los árboles que plantamos acaban echando raíces, con el transcurso de los años, también en los sitios por donde sabemos que ya no van a pasar nuestros trenes. Y no van a pasar sólo para que todo siga igual.

Casi todo es cuestión de tiempo, lo malo para bien, lo bueno para mal. Eso lo sabe cualquiera. A veces es un placer descubrir que uno es tonto. Para qué tratar de disimular y para qué tanta demora. No hay necesidad de estar siempre midiéndose las heridas. No podemos evitar, al cruzar el fuego y el agua, que nuestro cuerpo encaje. Y eso se merece una mano de pintura fácil y azul al año, al menos.

Esclarecidos – El Tren Azul (Rojo, 1991)

wagnerian

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: