Ovnis de Papel

1 agosto 2010

Es sin duda una costumbre brutal alejarse del hogar, aunque se alteren los conceptos morales. De la misma manera brutal podría alterarse el sabor del rouge para que fuera el mismo que el de la sangre. Aparecen con insólitos sombreros y pieles multicolores, y sin embargo nadie esperaría encontrárselos subidos a un balancín al lado de tres o cuatro niños, actuando aun de forma más generosa que ellos a la hora de usurparlo.

Por eso nunca mataron a nadie: la musa les persigue y los coleccionistas se mezclan en sus agendas. Nunca mataron a nadie, pero la coherencia no era su fuerte. Los negocios de marroquinería están libres de censura.

Cuando el anfitrión hace un gesto, los invitados cesan el alboroto, y el servicio suspende sus diligencias. Ahora es la estatua que tanto deseábamos. Detrás, una mujer atraviesa un espejo, empieza a pasear por los corredores de la desmemoria. La fiesta ya no volverá a ser la misma.

Un trozo de pastel con los sencillos colores de la añoranza vuela por el aire. La estación está próxima. En el momento en que los invitados llegan al tren empieza el verano oficialmente. Para matar la soledad van ocupando los cuerpos de los ausentes, y depositan pilas de fotografías sobre los asientos vacíos. Desde los diferentes gritos se requieren los servicios de diferentes especialistas.

Philip Glass – Are Years What? (Glassworks, 1981)

LolloploploppoM

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: