El Corazón de las Tinieblas

11 diciembre 2010

El loro sueña con una entrada libre al mundo del tiempo. El loro secuaz de los prismáticos, robot, prótesis de la palabra. Maraca, verde, pico, alas. El loro con sus eternas decoraciones pastel, sus garras basculantes, su pipa y sus pipas. Ésto no es un loro, en absoluto. Ésto es la imagen que proyectasteis el primer día de Un Chien Andalou, o el mismo misterio, la misma pipa, las mismas pipas, alejaos del loro, pipas, todo está señalado y él es ahora no un loro más sino la especie protegida de la célula, el celuloide triple que estuvo allí, aquí, y estará. Las catacumbas de un loro. Prohibido el plano frontal, prohibida la nube de humo de tabaco. El loro con los sentidos convertidos en biznietos da el gran salto a la fama. Y bien, en la fama, allí está, haciéndose preguntas que se multiplican.

LolloploploppoM

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: