Tupelo Honey de Van Morrison: Cuando el amor llega así, de esta manera

30 septiembre 2014

Van Morrison at Wally Heider Recording Studio

Van Morrison – Wild Night (Tupelo Honey, 1971)

Tupelo Honey, Van Morrison, 1971. No se dejen engañar, la canción que abre el disco, el bailable Wild Night, fue el tiro para las listas, pero el disco transcurre por derroteros mucho más románticos. Tupelo es el canto de amor de Morrison, irlandés pelirrojo bajito y malhumorado con una de las mejores voces blancas de música negra, poeta y cantautor. Dulces aires sureños de los que Van Morrison se sirviera para celebrar su amor y matrimonio con Janet Planet, cantante de jazz y musa particular del irlandés durante, la verdad, pocos años.

En la canción You’re My Woman (Eres mi mujer) el irlandés las gastaba de esta manera:

Te quiero/Realmente te quiero/Mi corazón es tuyo/Deseo sentirte/Y siempre que lo hago/Eres tú, tú eres mi sol/Yo la luz que te guía/Como un barco fuera, en la noche/Regresando gracias a la luz

Pero hay muchas más. En la que da título al disco (Miel de Tupelo), el enamorado compara a su enamorada con la miel que se produce en áreas cercanas a los ríos Choctawhatchee, Apalachicola y Ochlockonee. Meloso meloso. De ésta última canción dijo Bob Dylan que siempre había existido y que Morrison sólo había sido el vehículo terrenal para acercárnosla a nosotros los humanos, siguiendo la “inspirada” tesis según la cual las mejores canciones flotan en el aire y los artistas elevan sus antenas para detectarlas; supongo que Dylan debe decir cosas como esta de vez en cuando. Aparte (uno debería preguntarse por qué pescan las malas) no puede negarse que es una bonita canción.

Van Morrison – Tupelo Honey (Tupelo Honey, 1971)

Planet había nacido en el sur de los Estados Unidos, en concreto en Corpus Christi, Texas, y Morrison consumó con este disco también matrimonio con el folclore norteamericano de raigambre blanca, a diferencia de lo que había sido habitual hasta entonces en su carrera. Esto provocó que colaboradores habituales de Morrison de clara orientación jazzera como el pianista Jeff Labes o el guitarrista John Platania fueran substituidos por el piano honky-tonk de Mark Jordan, los punteos de Ronnie Montrose y la steel guitar de John McFree. En lo musical el resultado es cercano a los discos de la misma época de The Band, con quienes Morrison colaboraría años después. Creo que lo importante es que, lejos de producir un disco sensiblero e intimista, aunque sí pastoral, Morrison transforma sus coplas de amor en celebración a la vida, en el anhelo por empezar una nueva; como se expresa en una de las canciones más conseguidas, quizá por su sencillez, del disco: Empezando una nueva vida.

Vamos a movernos/En un futuro/Chica, hemos estado en el mismo sitio demasiado tiempo/Cuando oigo la canción de ese petirrojo/Sé que no ha de pasar mucho más/Hasta que encontremos el lugar al que pertenecemos/Y empecemos una nueva vida

Van MorrisonStarting a New Life (Tupelo Honey, 1971)

Vineshoot

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: