Archive for the 'Flamenco' Category

15-M

23 mayo 2011

Los de ‘Música de fondo’ estamos contentos, a ratos emocionados, al mezclarnos con la gente en la calle desde el 15-M. Por supuesto, también hasta las narices de vivir en una falsa democracia, que blinda un sistema social en el que una parte ínfima de la población controla la mayoría de la riqueza del mundo (la crisis sólo es un ejemplo del capitalismo funcionando a pleno rendimiento).

Vineshoot

Carga Exitosa

3 agosto 2010

Los abuelos perezosos siempre están abriendo una caja de pastillas. Esas son sus carantoñas tímidas de mamíferos invitados a una fiesta que siempre les sube por las escaleras. Desaparecen en un país que ya no existe. Lo ocultaron durante mucho tiempo, pero los viejos muebles acabaron haciendo sitio para lo evidente. Ya no recuerdan haber encontrado el trébol de cuatro hojas, ni haber visto al hipopótamo. Se dan prisa por salir de las casas, y eso es lo que ahora les resulta emocionante. Pero el mundo es el mismo, sólo que ellos nunca volvieron. Lo consideraron un sistemático ejercicio de armonía. Y lo mismo ocurría con los coleópteros, con el latín, con la colección de crujidos del salón-comedor.

Pero ahora levantan la mano y la tocan: su piel de hace miles de años. Sus brazos apoyados en sillones Luis XIV y toda clase de remedios contra la congelación se remueven abatidos. Reconocen, mirando las violetas, que están pensando en inventar el fuego.

Massive Attack – Be Thankful For What You’ve Got (Blue Lines, 1991)

LolloploploppoM

Veneno de Pata Negra

27 enero 2010

Es curioso observar cómo el germen de Pata Negra, uno de los más claros exponentes en eso que hemos dado en llamar “rock andaluz” (algo por lo demás bastante heterogéneo), se encuentra en dos mundos distintos. Por un lado el de los hermanos Rafael y Raimundo Amador, que provienen de un ambiente marginal, el barrio sevillano conocido como las “tres mil viviendas” (solución urbanística aprobada en 1968 y ejecutada en 1977, con que la que se quiso concentrar varias agrupaciones de chabolas en una única zona situada, por supuesto, a las afueras de la ciudad). Quien no haya estado en las Tres Mil no se puede hacer una idea de lo qué es aquello; habrá sitios peores, pero sin duda es un sitio chungo. Los Amador a lo que se dedican allí mayormente es a tocar la guitarra, cantar y fumar porros.

En una de éstas conocen a Kiko Veneno, nacido en Cataluña pero criado en Sevilla, licenciado en Filosofía y Letras, a quien le va la bohemia y a ella se dedica, componiendo canciones y tocando la guitarra mientras viaja por Europa y Estados Unidos. Fue Kiko Veneno quien empezó a poner discos de rock a los Amador. Según tengo entendido llegaron a compartir los tres un piso donde se podía fumar costo sin parar, escuchando a unos gitanos y a un payo improvisar sobre discos de Pink Floyd, blues y flamenco. La familia Amador estaba indignadísima porque sus hijos se apartaban del flamenco que se suele considerar más puro.

Los tres empiezan a juntar un repertorio y a darse a conocer como Veneno y, en 1977, Ricardo Pachón, un tipo famoso en Sevilla por estar metido en eso de los artistas (ha producido a Camarón, Lole y Manuel, Silvio y demás), consigue hacerles grabar un disco en unas sesiones precipitadas, siempre después de despedir a toda la camarilla que acompaña al grupo y, según cuenta el propio Pachón, de repartir un tripi disuelto en un vaso de agua entre los músicos. El disco Veneno fue censurado por su portada, una fotografía de una postura de costo en la que se había grabado el nombre del grupo (la solución del problema fue envolver el material en papel de aluminio) y no vendió un carajo, que se dice por Sevilla. Sin embargo, con el tiempo, es citado por todos y señalado como uno de los discos más influyentes de la música popular española en revistas de reputación tan dudosa como Rolling Stone. Puedo dar fe de que, si bien algún tema está por pulir, es un buen disco. En todo caso, un buen ejemplo del potencial de esa mezcla entre flamenco y blues que los Amador tocan de esa forma tan natural. Talento en bruto y marginal, aderezado por las letras alucinadas de Kiko Veneno.

Después del fracaso discográfico, Veneno se separa y los Amador deciden montar su propia banda, Pata Negra. De los discos de Pata Negra que he escuchado con atención, yo me quedaría con tres: Pata Negra (Mercury, 1981), el más flamenco, Guitarras callejeras (Nuevos Medios, 1985), el que más me gusta, y Blues de la frontera (Nuevos Medios, 1987), el más comercial. Teniendo en cuenta que los Amador predican en lo musical algo ajeno a la sofisticación y que las letras están escritas justo después de fumarse un caliqueño, lo cierto es que, de nuevo, la manera en que mezclan blues y flamenco, que tanto llamó la atención de B.B. King, en temas como Rock del Cayetano (la versión del disco Guitarras callejeras) o el instrumental Blues de la frontera, es prodigiosa. Incluso, en algunos temas (Morao Mellizo, La pata negra) utilizan estructuras que pueden llegar a recordar al jazz, pero muy de refilón.

Pata Negra – Rock del Cayetano (Guitarras callejeras, 1985)

Vineshoot

Robert Smith y Tomatito

10 noviembre 2009

Image Hosted by ImageShack.us

Algunos se quedarán un tanto perplejos al saber que el líder de The Cure, Robert Smith, es aficionado al flamenco, y que cada vez que viene a España se le puede encontrar en algún local al uso, acechando entre las sombras a los bailaores, cantaoras y demás músicos.

En una entrevista con el cantante, por éstas cosas que tiene la falta de casualidad y las ganas de hacer sangre de algunos periodistas, se pudo contactar con rapidez a Tomatito, que acudió a dicha entrevista como invitado adyacente y con la mejor fe, para intentar agasajar a Smith con un poco de buen flamenco.

En el previo a la entrada de Tomatito, los periodistas ya habían sacado tema, y al invitado se le notaba algo nervioso. Pero ante la aparición del guitarrista, que se sentó al lado de Smith con naturalidad, empezaron los balbuceos. De hecho, la tensión de Smith hizo que se fuera abriendo un espacio vital cada vez mayor entre Tomatito y él. Cuando el guitarrista empezó a tocar, Smith lo contemplaba de reojo, apabullado. Una vez finalizado el toque, llegó la pregunta que Smith temía: ‘¿Quiere ud. improvisar algo con Tomatito?‘. Su ego soltó un bufido, y admitió, visto lo visto, que tocaba muy mal, y que le daba envidia advertir la destreza al mástil del hijo del Tomate.

Tomatito, viendo el mal trago que estaba pasando Smith, y probablemente haciendo uso de esa empatía que tienen los artistas que ya se han visto en alguna parecida, indicó: ‘No sabrá tocar, pero cuando Robert viene a España, la lía‘. Smith, agradecido por el capote, sonrió, aunque en esos momentos ya debía estar rezando para que la siguiente pregunta no tuviera que ver con los tópicos aires, entre flamencos y árabes, de la canción ‘The Blood‘, que pueden escuchar un poco más abajo.

Por suerte para él, el suplicio acabó ahí, ya que los periodistas pasaron a interrogarle sobre sus hábitos de higiene, y él recobró rápidamente la compostura, animado por el nuevo rumbo que había tomado la extraña interview.

The Cure – The Blood (The Head on the Door, 1985)

wagnerian