Archive for the 'Humor' Category

Un momento, que la están peinando

10 abril 2011

Anuncios

Franco siempre felicitaba la Navidad

23 diciembre 2010

La poesía es un juego donde,
bajo una realidad aparente,
aparece otra insospechada.

Joan Brossa i Cuervo nació en Barcelona el 19 de enero de 1919. Cuentan que empezó a escribir en el bando republicano durante la Guerra Civil Española y fue herido. El bando ganador ni siquiera le convalidó el servicio bélico y le obligó a cumplir el militar en Salamanca. No le dejó indiferente al poeta el paso de Francisco Franco como líder, su muerte le inspiró los versos de Final! el 20 de noviembre de 1975.

Glòria del bunyol,
ha mort el dictador més vell d’Europa.
Una abraçada, amor, i alcem la copa!

Hoy, gracias a la magia de YouTube, el dictador te desea otra vez y porque toca la Navidad.

Vineshoot

El Corazón de las Tinieblas

11 diciembre 2010

El loro sueña con una entrada libre al mundo del tiempo. El loro secuaz de los prismáticos, robot, prótesis de la palabra. Maraca, verde, pico, alas. El loro con sus eternas decoraciones pastel, sus garras basculantes, su pipa y sus pipas. Ésto no es un loro, en absoluto. Ésto es la imagen que proyectasteis el primer día de Un Chien Andalou, o el mismo misterio, la misma pipa, las mismas pipas, alejaos del loro, pipas, todo está señalado y él es ahora no un loro más sino la especie protegida de la célula, el celuloide triple que estuvo allí, aquí, y estará. Las catacumbas de un loro. Prohibido el plano frontal, prohibida la nube de humo de tabaco. El loro con los sentidos convertidos en biznietos da el gran salto a la fama. Y bien, en la fama, allí está, haciéndose preguntas que se multiplican.

LolloploploppoM

Un castigo para K.C.

21 septiembre 2010

Ha llegado el momento de que K.C. rinda cuentas con la sociedad, de que pague su justo castigo. Bien es cierto que no tiene la culpa de habitar este planeta, como a mí le han parido en él, pero sí de su relación con los semejantes. No voy a tolerar determinados comportamientos.

Sabemos que de pequeño fue malo con su hermana recién nacida a quien, víctima de la envidia, tiró de las orejas hasta que la pequeña empezó a llorar. En el colegio, negó cualquier favor a sus amigos con el habitual celo que muestran los niños por la propiedad privada, en especial con la que les pertenece. No cabe duda que K.C. había sido malo con los semejantes en la facultad, donde corrió el primero a la biblioteca a solicitar el manual necesario para un trabajo, escondiendo el resto de ejemplares para que sus compañeros de clase no tuvieran acceso a ellos. Nunca fue buen compañero en el trabajo sino más bien pelota del jefe; como celebración a su puesto en el comité de empresa, pasó un fin de semana en la playa malgastando dieciocho horas sindicales.

Puede que alguien piense que estos y otros defectos habían sido aprehendidos de sus mayores, estos a su vez habían sido niños a los que preferí indultar.

No se me olvida, K.C: es culpable de un matrimonio sin amor con una chica enamorada de la imagen que él proyectaba de puertas afuera. Un mal padre, siempre ocupado, que llegó a utilizar tres subterfugios distintos una misma semana para eludir pasar la noche con sus hijos; K.C. se había echado una nueva novia. Durante aquellos años de resurgimiento de la líbido, los tres siguientes a la definitiva separación de su primera esposa, K.C. se convirtió en un presumido, tanto que no se daba cuenta de que en realidad era un superficial. A esa primera novia la dejó, asustado de un deseo nuevo que prefirió mantener insatisfecho. La había conocido paseando por el parque, o quizá fue en una disco de moda, pero aquel día a K.C. le mordieron en el corazón. Cuando tras la tercera cita fue consciente de ello no supo qué decir y menos qué hacer, y se marchó a casa abatido.

Consultada la moral popular que reconoce lo qué está mal en lo que vulnera los derechos de los semejantes, afirmo que K.C. ha sido malo. Y va a pagar el precio.

Los Enemigos – La venganza de H.P. Expósito (Tras el último no va nadie, 1994)

ogimenE

Objeciones

8 agosto 2010

– ¡Claro que estábamos también allí, por supuesto! por la mañana llovió, fue emocionante, y a mediodía descubrimos que habíamos empezado el trabajo de muy buen humor.
– Me temo que están ustedes equivocados, allí no había nadie más. Ese día del que nos hablan no existe. Quizá creyeron que pasaban los minutos y nada ocurría, y empezaron a imaginarnos. Pero sólo estábamos nosotros y era otro día.
– No es posible, hubiera parecido artificial. Y no hubiéramos podido mover toda esa montaña de material hasta aquí solos. Y ustedes tampoco… ¡pero mire, si ahí mismo tiene los bártulos y las cajas!
– Puede que eso sea cierto, pero allí no había nadie más.

LolloploploppoM