Posts Tagged ‘Bruce Springsteen’

El porqué de la noche

19 octubre 2009

Patti Smith

Famosa porque la escribió Bruce Springsteen y la grabó Patti Smith convirtiéndola en un éxito en la primavera de 1978 (también la versionaron 10,000 Maniacs en 1993 e incluso una remezcla para discotecas se pudo escuchar hace unos años en las pistas de baile), Because the Night (Porque la noche) es una canción romanticona que se ha convertido en un clásico del cancionero de los dos primeros, y una de las preferidas de entre sus aficionados. El tema principal es universal: los amantes separados durante el día que esperan con anhelo la noche, momento que les pertenece y en el que vuelven a unirse. La estructura de la canción, con sus estribillos in crescendo, le confieren características de himno. Corresponde al oyente solventar el porqué no ya de la noche sino por qué sólo la noche.

En 1978, Smith y Springsteen coincidieron en unos estudios de grabación. Ya se conocían, incluso habían actuado en directo juntos en alguna ocasión. Además, el ingeniero de sonido del disco que Springsteen estaba grabando (Darkness on the Edge of Town), un tal Jimmy Iovine, era el productor del disco de Patti Smith (Easter). Fue Iovine quien solicitó a Springsteen que ofreciese a Patti una de las canciones sobrantes de su disco. Springsteen le ofreció Because the Night y Smith obtuvo su mayor éxito comercial hasta el momento, con notable difusión en las emisoras de radio. Lo curioso de la historia es que Smith cambiase un par de versos de la canción y se colocase como co-autora de la misma. Viva el romanticismo.

Patti Smith – Because the Night (Easter, 1978)

Vineshoot

Anuncios

Una de Bruce Springsteen en blanco y negro

7 agosto 2009

Bruce Springsteen en 1975

Cita al otro lado del río, o el cine negro hecho canción de tres minutos por cortesía de Bruce Springsteen, ha sido desde siempre una de mis canciones preferidas del paleto más famoso de Nueva Jersey. La considero la joya perdida de su cancionero, ya que en raras ocasiones el músico la ha interpretado en directo. La pueden encontrar en su disco de 1975 Born to Run. Los arreglos son fabulosos: la voz de Springsteen acompañada sólo por el piano de Roy Bittan y lejanos ecos de vientos interpretados por los hermanos Brecker, Michael y Randy, entonces músicos de sesión con sendas carreras profesionales como reputados músicos de jazz.

Pero lo mejor son los logros conseguidos en una letra que evoca el mejor cine negro norteamericano. Uno puede imaginarse a los personajes, dos perdedores que se la van a jugar esa misma noche en un negocio con un pez gordo. Un negocio que acaso les haga ganar una buena suma de dinero o acaso les haga terminar mal, quizá muertos. Pero los personajes de aquel disco habían nacido para correr.

comillas Oye, Eddie, ¿puedes dejarme unas pelas
y conseguir un coche para esta noche?
Tenemos que cruzar el túnel,
tenemos una cita con un tipo.

Oye, Eddie, este tío es de los buenos,
así que si te quieres venir prométeme que vas a estar callado.
Porque éste no es de los que juegan
y se comenta que ésta es nuestra última oportunidad.

Tenemos que estar tranquilos esta noche,
Eddie, porque tío tenemos que conseguirlo.
Y si la pifiamos,
esta vez no van a venir a buscarme sólo a mí.

Y todo lo que tenemos que hacer es cumplir nuestra parte del trato.
Métete esto en el bolsillo,
parecerá que llevas un amigo. Y recuerda no sonreír.
Cámbiate de camisa, esta noche tenemos que tener buen aspecto.

Bueno, Cherry dice que se pira,
porque se enteró de que empeñé su radio.
Pero Eddie, tío, ella no entiende
que tengo dos de los grandes prácticamente en el bolsillo.

Y esta noche va a ser como siempre he dicho, y cuando entre por la puerta tiraré el dinero encima de la cama.
Va a ver que esta vez no estaba sólo hablando.
Y luego me iré a dar una vuelta.

Oye, Eddie, ¿consigues un coche?

Bruce Springsteen – Meeting Across the River (Born to Run, 1975)

Vineshoot

Eco-Rocker

2 abril 2009

neilyoung_lincvolt_full

Leo la entrada sobre Bruce Springsteen y me sonrío. Pero es una sonrisa de media boca, agria. Hace bien poco, el pasado octubre, Neil Young canceló uno de sus conciertos en Los Angeles. Los trabajadores del recinto donde estaba prevista su actuación se hallaban en huelga y decidieron formar una cadena humana a las puertas de la sala. Neil Young no se atrevió a cruzar la línea. Por respeto, dijo.  Por cierto, el patrón de esos trabajadores y a la sazón propietaria del recinto es la potente Faithful Central Bible Church. A cada cual lo suyo.

Sirva lo anterior para dejar a cada uno en el sitio que le corresponde, que no es ni más ni menos que el que cada uno se ha ganado. Ganado con hechos, ahí está el factor diferencial.

Pero volvámonos amables, aunque sólo sea por deferencia a mi primera entrada.  El veterano Young, 63 años contemplan sus greñas, se ha embarcado en su penúltimo proyecto. Esta vez se trata de un proyecto ecológico y rockero a partes iguales y que verá la luz el próximo 7 de abril con el lanzamiento de un nuevo disco, Fork in The Road, compuesto de 10 temas inéditos.  La parte rockera del proyecto se completa con una gira que acercará al canadiense a dos ciudades españolas: San Sebastián (Velódromo de Anoeta, 31 de mayo) y Barcelona (Primavera Sound, 30 de mayo). Ya os contaré, no me lo pienso perder pese a los 60 €.

Quizá la parte rockera del proyecto sea la que menos me haya llamado la atención. No me espero otra cosa distinta al clásico sonido épico y “a medio cocinar” de Young. No me espero otra cosa ni la quiero, a decir verdad. Lo que sí me ha sorprendido es la inspiración de la que se sirve Young.  Que una leyenda del rock con la carrera más que hecha se involucre en propuestas como la abanderada por LincVolt me reconcilia por cinco minutos con el mundo. LincVolt es una organización estadounidense cuyo encomiable fin social consiste en el desarrollo de la tecnología necesaria para sustituir los clásicos motores de combustión por motores eléctricos. Pues bien, Neil Young ha puesto en manos de LincVolt su viejo Lincoln de 1959, de tal modo que donde antes hubo gasolina ahora hay electricidad.

Neil Young observa una extraña cirugía. El ingeniero-cirujano, Jonathan Goodwin se ha visto recompensado con la dedicatoria de uno de los temas del disco: 'Johnny Magic'.

Young se ha servido de su auto como medio de transporte para la promoción del nuevo disco lo que vuelve a confirmarle, a su edad, como un  pionero: nadie antes había cruzado los Estados Unidos a lomos de un coche ecológico. El documental sobre el viaje aún se encuentra en fase de edición. Habrá que estar atentos.

En realidad, lo que ha hecho Young no va más allá de un mero voluntarismo. Pero es todo lo que está a su alcance. Ya es bastante.  Otros, pudiendo hacer simples  voluntarismos,  prefieren avalar las prácticas antisindicales de grandes cadenas de distribución. A cada cual lo suyo, decíamos al principio.

ciruja

El sueño de la razón produce monstruos

31 marzo 2009

Springsteen entre fuegos de artificio

Bruce Springsteen está de gira y regresa a España; a finales de julio y principios de agosto actuará en Bilbao, Sevilla, Benidorm, Valladolid y Santiago. Parafraseando el título de su nuevo disco Working on a Dream, el músico sigue trabajando en un sueño; su actuación en el descanso de la Super Bowl o su acuerdo con la cadena Wal-Mart para la edición en exclusiva de un disco con sus grandes éxitos incitan a preguntarse de qué sueño se trata.

No parece preocupada su feligresía por las presuntas incoherencias entre el mensaje del músico y el desarrollo de su carrera. Si bien el precio de las entradas de sus conciertos españoles -sobre los 67 y 83 €- no parece beneficiar la economía familiar de los verdaderos damnificados por la crisis, supuestos destinatarios de las canciones del Jefe, cuentan las crónicas que la sucursal sevillana de la cadena FNAC abrió sus puertas el día que ponía a la venta las entradas con más de 200 personas haciendo cola en la calle, agotándose las más caras en cuestión de horas. Sirva esto como ejemplo de la actual falta de relación entre la imagen que Springsteen proyecta de sí mismo, recordemos como ejemplo reciente su disco tributo a la figura del reputado izquierdista Pete Seeger (We Shall Overcome: The Seeger Sessions, 2006), y su verdadero estatus como músico de masas generador de pingües beneficios para la industria musical.

En la biografía autorizada Glory Days, Dave Marsh escribió que Springsteen se mostraba reticente a la publicación en 1984 de Born in the USA, disco de ventas multimillonarias que significaría su ingreso en el ‘mainstream’. Marsh afirmaba que el de Nueva Jersey prefería seguir la senda emprendida con Nebraska, su anterior lanzamiento, disco de producción casera y solitario acompañamiento acústico repleto de canciones protagonizadas por anti-héroes que se deslizaban por el reverso oscuro del sueño americano, que fue su productor musical Jon Landau quien le convenció para asumir la condición de superestrella. Es una forma de explicarlo. También es cierto que el otrora presidente de los EE.UU Ronald Reagan utilizó en una campaña electoral la entonces celebérrima canción de Springsteen, que daba título a aquel disco de 1984, y que el rockero aprovechó uno de sus conciertos para preguntarse en público si Reagan habría leído la letra de la canción, que comienza con la frase “Nacido en el país del hombre muerto”; después interpretaría Johnny 99, del disco Nebraska, bajo la advertencia que seguro ésa no iba a gustarle a Reagan. El caso es que hoy día Springsteen firma los contratos multimillonarios que Landau, en calidad ahora de productor ejecutivo, le tiende. Entre ellos uno con los almacenes minoristas Wal-Mart que ha hecho sonar las alarmas en las filas progresistas de entre sus seguidores.

La multinacional Wal-Mart no sólo es la pesadilla del pequeño comerciante en general y de las pequeñas tiendas de discos en particular, también se ha ganado horrible reputación por su agresiva política laboral. Como ha denunciado Human Rights Watch, la compañía aprovecha la débil legislación laboral norteamericana para negar a sus trabajadores el derecho a sindicarse. Springsteen se excusaba el pasado mes de enero por permitir la edición de ese recopilatorio, que sólo se distribuirá en los almacenes de Wal-Mart, en una entrevista concedida al New York Times: “Siempre estamos metidos en muchas cosas distintas”, declaró alegando a su apretada agenda. “Dada la reputación laboral [de Wal-Mart], fue algo que, de haber meditado con más tiempo, habríamos hecho de forma distinta”. A lo que añadió: “Fue un error. Los fans nos criticarán, como deber ser”.

No tiene de qué preocuparse. Mientras siga cantando al sueño de la clase trabajadora, no le faltarán acólitos poco concienciados para rendir pleitesía e incrementar su cuenta corriente. Habrá quien considere que más vale hacerse rico cantando coplas que despierten las conciencias que, por ejemplo, vendiendo armas. Cierto, pero valoremos entonces al músico en su justa medida. Hoy día no es más que un mercader vendiendo su género.

Vineshoot