Posts Tagged ‘Diego A. Manrique’

Jorge, Ilegal o Magnífico

24 diciembre 2010

“El personaje Jorge Martínez se comió al artista pero dejó rastros de su genialidad.” (Diego A. Manrique)

Jorge Martínez e Ilegales aparecieron en escena a principios de los ochenta ejerciendo de perfectos macarras. En su discurso y actitud el rock & roll se hizo carne. Si necesitas una explicación sobre esto último, es que no sabes qué significa el rock & roll y acaso no te interesen las siguientes líneas. Como ves, no pretendo descubrir la impostura a pesar de que nuestro enlace en Oviedo nos cuenta que no, que la imagen que Jorge proyecta es otra máscara. Cuenta que es ultratímido y reservadísimo, que tiene varios pisos en Oviedo, que no anda por ahí por las noches en los bares de mala fama que nuestro enlace sí frecuenta, que hace mucho deporte y se cuida, que es cultísimo… Desde luego, Jorge Martínez ha sabido construir un personaje interesante, lleno de claroscuros. Jorge, con mucha clase, parece que diga muchas cosas sin decir demasiado. Cita a Nietzsche y corre despavorido, aunque sea a hostias, de cualquier lazo emocional que pueda ahogarle. Un tipo inteligente y un sentimental, acaso por eso huya.

Vástago de una familia de rancio abolengo asturiana, no le hizo falta de nada y lo que no le dieron se lo supo procurar con ingenio; por ejemplo, pintando cuadros para comprar la guitarra que su padre le negaba. Nació en Avilés, el 1 de mayo de 1954, y cuenta que fue un niño leído, inquieto y solitario; que a sus amiguitos les reñían si jugaban con aquel niño tan travieso. Su carácter le llevó a un colegio especializado en niños conflictivos. También pasó por la facultad de derecho para abandonarla y dedicarse a la música, primero en orquestas de medio pelo y, después de cumplir el servicio militar, formando el grupo Madson a finales de los setenta. Pronto Madson mutó en Los Metálicos y estos por fin en Ilegales; que este año se suicidan para transformase en la orquesta Jorge Ilegal y los Magníficos.

Desde principios de los ochenta por Ilegales han pasado muchos músicos, sólo Jorge Martínez se ha mantenido siempre en una formación que, sin embargo, permanece estable desde hará unos quince años: Jorge (guitarra y voz), Alejandro Blanco (bajo) y Jaime Beláustegui (batería). Jorge es también el autor de las 126 canciones que conforman, sin contar versiones, el repertorio de Ilegales. Entre estas 126 se encuentran algunos de los mejores temas de rock en castellano de la historia (corta) de esta música, pero a día de hoy parece todavía necesario romper una lanza por un grupo que, salvo contadas excepciones, ha sido ninguneado por los canales mayoritarios de difusión de lo que llamamos cultura. Habrá quien piense que el carácter pendenciero de Jorge Martínez tiene la culpa de ello, yo creo que han sido sus letras.

De una conferencia sobre el surrealismo recogida en el libro Las peras del olmo de Octavio Paz: “Día a día se hace más patente que la casa construida por la civilización occidental se nos ha vuelto prisión, laberinto sangriento, matadero colectivo. No es extraño, por tanto, que pongamos en entredicho a la realidad y que busquemos una salida. El surrealismo no pretende otra cosa: es un poner en radical entredicho a lo que hasta ahora ha sido considerado inmutable por nuestra sociedad, tanto como una desesperada tentativa por encontrar la salida. No, ciertamente, en busca de la salvación, sino de la verdadera vida”. Nótese que el rock & roll comparte pretensiones con el surrealismo, la diferencia es que mientras el primero actúa por abajo el último operó por arriba.

El carácter subversivo de las canciones de Ilegales ataca las convenciones de lo que llamamos realidad, concepto instrumentalizado por las clases dominantes, adictas al status quo. Si éstas han subvertido el deseo humano, encauzándolo hacia el consumo, Ilegales han visto siempre el escenario completo. Y nos lo han gritado al oído desde su primer disco:

Tiempos nuevos, tiempos salvajes
Toma una arma, eso te salvará
Levántate y lucha
ésta es tu pelea,
levántate y lucha,
no voy a luchar por ti

Tiempos nuevos, tiempos salvajes
toma tu parte, nadie regala nada
No hay nada sin lucha,
ni aire que respirar
No eres un juguete,
levántate y lucha ya

Tiempos nuevos, tiempos salvajes
toma un arma, eso te ayudara
Levántate y lucha,
ésta es tu pelea
Levántate y lucha,
no voy a luchar por ti

Ilegales – Tiempos nuevos, tiempos salvajes (Ilegales, 1982)

In memoriam.

Vineshoot & The Música de Fondo Band

Anuncios

Triunfo, la revista de la estrella roja

21 noviembre 2009

Han pasado ya cosa de un par de años desde que un convenio entre la Universidad de Salamanca y Ediciones Pléyades posibilitó la existencia de Triunfo Digital, de nuevo, como su extinta edición en papel, bajo la dirección de José Ángel Ezcurra. La revista Triunfo se publicó desde 1962 a 1982, primero como semanario cinematográfico, después pasó a la información general y, poco a poco, se fue orientando hacia la política. En Triunfo colaboraron los ya fallecidos Eduardo Haro Tecglen, Luis Carandell y Manuel Vázquez Montalbán; también Diego A. Manrique, Ramón Chao, Andrés Rábago (bajo el seudónimo de Ops, más conocido hoy día como El Roto), Teresa Pàmies o Juan Cruz, entre muchos otros.

En esta nueva versión en Internet se puede encontrar la colección completa de la revista, cerca de mil números, con una opción de búsqueda habilitada por secciones, números, autores o a través de una cronología. Asimismo, se encuentra también digitalizada la revista filial Tiempo de Historia y se prevé para un futuro próximo que esté disponible el que fuera “semanario de humor dentro de lo que cabe” Hermano Lobo. Sirvan estas líneas como testimonio de otra forma de periodismo que fue posible, si bien no rentable.

Vineshoot