Posts Tagged ‘Fernando Pessoa’

Poema en línea recta

13 febrero 2011

Nunca conocí a nadie a que haya recibido una bofetada.
Todos mis conocidos fueron campeones en todo.

Y yo, tantas veces ordinario, inmundo, vil,
Yo tantas veces un irrefutablemente parásito,
Imperdonablemente sucio,
Yo, que tantas veces no he tenido paciencia para bañarme,
Yo, que tantas veces he sido ridículo, absurdo,
Que he enredado los pies públicamente en alfombras de etiqueta,
Que he sido grotesco, mezquino, sumiso y arrogante,
Que he sufrido afrentas y callado,
Que cuando no he callado, he sido más ridículo todavía;
Yo, que he dado risa a las criadas de los hoteles,
Yo, que he notado el guiñar de ojos de mozos recaderos,
Yo, que he cometido deshonras financieras, pedido prestado sin pagar,
Yo, que, a la hora del puñetazo, me he agachado
Esquivando la posibilidad del puñetazo;
Yo, que he sufrido la angustia de las pequeñas cosas ridículas,
Yo doy cuenta de que no tengo igual en este mundo.

Toda la gente que conozco y habla conmigo
Nunca realizó un acto ridículo, nunca sufrió una afrenta,
Nunca fue sino príncipe —todos ellos príncipes— en la vida…

¡Quién me diera oír de alguien la voz humana
Que confesase no un pecado, sino una infamia;
Que contase, no una violencia, sino una cobardía!
No, son todos el ideal, si los oigo y me hablan.
¿Quién hay en este ancho mundo que me confiese que una vez fue vil?
Oh príncipes, hermanos míos,

¡Venga ya, estoy harto de semidioses!
¿Dónde hay gente en el mundo?

¿Es que soy yo el único vil y equivocado en esta tierra?

Podrán las mujeres no haberlos amado,
Pueden haber sido traicionados —¡pero ridículos nunca!
Y yo, que he sido ridículo sin haber sido traicionado,
¿Cómo puedo hablar con mis superiores sin titubear?
Yo, que he sido vil, literalmente vil,
Vil en el sentido mezquino e infame de la vileza.

Álvaro de Campos (Heterónimo)

Anuncios

Pessoa, anarquismo

19 diciembre 2010

Fernando Pessoa
Anarquismo

La noche y el caos forman parte de mi.
Me remonto al silencio de las estrellas.
Soy el efecto de una causa del tiempo,
del Universo [quizás lo excedo].
Para encontrarme, debo buscarme entre las flores,
los pájaros, los campos y las ciudades,
en los actos, las palabras y los pensamientos de los hombres,
en la noche del sol y las ruinas olvidadas de mundos hoy desaparecidos.
Cuanto más crezco, menos soy.
Cuando más me encuentro, más me pierdo.
Cuanto más me pruebo, más veo que soy flor
y pájaro y estrella y universo.
Cuanto más me defino, menos límites tengo.
Lo desbordo todo. En el fondo soy lo mismo que Dios.
Mi presencia actual contiene las edades anteriores a la vida,
los tiempos más viejos que la tierra,
los huecos del espacio antes de que el mundo fuera.

Vineshoot