Posts Tagged ‘Muddy Waters’

Otis Rush y la rumba de Chicago

4 agosto 2011

Otis Rush

Tras la Guerra Civil Estadounidense y la abolición de la esclavitud, las factorías del norte se beneficiaron de la mano de obra barata que desde los estados sureños afluía en abundancia al reclamo de las sirenas de las fábricas. Chicago, por ejemplo, pronto albergó una densa población de personas que estrenaban ciudadanía. Dentro de aquella masa de afroamericanos, cómo no, hubo quien trasladó el blues desde la cuenca del Mississippi a la gran urbe. Alrededor de aquella música rural, interpretada hasta el momento con instrumentos acústicos y baratos, empezaron a zumbar motores de explosión y los músicos enchufaron sus instrumentos para hacerse oír, acaso también para hacer acallar las sirenas. Con el beneplácito de la audiencia, individuos como Willie Dixon, Muddy Waters o Howlin’ Wolf (pero son muchos más) sentaron las bases de lo que hoy consideramos un estilo, dentro del género blues.

El zurdo Otis Rush nació en 1935 en la Philadelphia del Mississippi (Neshoba County), en una familia de granjeros. Más aficionado a la música que al campo, pronto aprendió a tocar la armónica y la guitarra, también a cantar en coros religiosos. En 1949 se trasladó a Chicago, donde según la leyenda confirmó su vocación escuchando en directo a Muddy Waters. Siete años después de su llegada a la ciudad, Rush consiguió meter el intenso I Can’t Quit You Baby entre las diez principales de la lista de éxitos de R&B, segregada entonces de otras listas de éxitos populares. Semejante pieza de expresionismo afroamericano estableció a Rush como uno de los principales arquitectos del estilo en cuestión, el blues de Chicago, tanto por su excitante forma de tocar la guitarra como su torturada (y en absoluto torturadora) expresión vocal.

Son muchos los especialistas insufribles que han intentado explicar por qué Rush no ha alcanzado el éxito de ventas de luminarias del género como B.B. King, colocándole desde sus inicios la etiqueta de “lo tiene todo para el éxito”. Unos asignan mayor o menor influencia a factores como la suerte, el destino, los hados, la inopia de la multinacional Capitol Records (1) o la propia idiosincrasia del sujeto (en concreto, cuando se habla de Rush se hace siempre referencia a la depresión). Otis Rush sigue a lo suyo, por ejemplo, tocando blues a ritmo de rumba.

Otis Rush – All Your Love (I Miss Loving) [Essential Collection: The Classic Cobra Recordings 1956-1958]

(1) En 1971 Otis Rush grabó para el sello el estupendo Right Place, Wrong Time. De forma inexplicable, el disco fue archivado durante cinco años, hasta que la discográfica independiente Bullfrog se hizo con los derechos para su publicación.

Vineshoot

Anuncios

El pequeño Walter

30 septiembre 2009

Little Walter

Little Walter, uno de los grandes músicos de blues de Chicago, tenía una curiosa forma de proteger sus derechos de imagen. Según cuentan en la película Cadillac Records (Darnell Martin, 2008), durante una gira por el sur de los Estados Unidos acompañando al gran Muddy Waters, de la banda del cual formaba parte ocupando el puesto de armonicista, se encontró en una carretera rural con otro tipo que tocaba la armónica y que también se hacía llamar Little Walter. En concreto vio una furgoneta averiada, aparcada en la cuneta de la carretera, en la que podía leerse el nombre de un tal Little Walter y su banda. Ni corto ni perezoso, el Walter de Chicago ordenó que pararan el coche en el que viajaban, se apeó del mismo y acercándose a los que estaban reparando la furgoneta, preguntó quién de ellos era Little Walter. Al que contestó, sacando una pistola, le disparó en plena cara.

Walter dio por tanto mayor valor al derecho a la propia imagen que al derecho a la vida. Quizá porque conocía la historia del también armonicista Sonny Boy Williamson, quien se había apropiado a su vez del nombre de un tercer héroe de la armónica y verdadero pionero del instrumento. Acaso porque, en el medio en el que le tocó vivir, la vida era una quimera. Su propia muerte estuvo rodeada de violencia. Murió joven a causa de las lesiones producidas en una pelea callejera, el 15 de febrero de 1968, años después de que el rock and roll lo relegase al olvido, a él que fue el rey de la armónica blues, el primer armonicista en grabar éxitos discográficos. Tenía 37 años y no resultó una sorpresa. Podían haber sido las drogas de las que abusaba o la aparición de una amante celosa y homicida para velar su sueño.

Little Walter – My Babe (The Best, 1958)

Vineshoot