Posts Tagged ‘The Beatles’

Javier López de Guereña: Nada del quinto Beatle

9 febrero 2011

274552726_200Javier López de Guereña tiene un currículum que da gusto repasar: Nació en Bilbao, el 17 de agosto de 1957, y se licenció en Ciencias Biológicas por la Universidad de Navarra  en 1979; en su día fue crítico de jazz para El País, de lo que hoy no se enorgullece, “aquellos eran otros tiempos”, me dice y se acuerda de sus amigos -por ejemplo de Chema García Martínez-, “que lo hacen mucho mejor que yo”. Hoy vive en Madrid y ejerce como compositor, productor discográfico y guitarrista; esto último acompañando en exclusiva al cantautor Javier Krahe desde 1984. “Como guitarrista no me considero pertinente para nadie más. Incluso en los discos que grabo con Krahe, traigo a alguien que toque bien la guitarra. Como productor, prescindo de mí mismo siempre que puedo”.

Con Javier Krahe le une una relación de amistad más allá de la profesional, cosa rara en el negocio, habiendo producido todos sus discos desde Elígeme (1988). Él fue el responsable de la antología homenaje a Krahe …Y todo es vanidad (18 Chulos, 2004), en la que participaron cantantes de los estilos más diversos, desde Alejandro Sanz a Joaquín Sabina, también pintores y literatos (Forges, Máximo, Peridis, Manuel Vicent…). Le enorgullece haber trabajado en su grabación con Javier Ruibal (para quien además ha producido Lo que me dice tu boca, 2008), Enrique Morente, Pasión Vega o Rosendo.“Para Rosendo preparé unos arreglos del tema Y todo es vanidad que él se negaba a cantar. Yo quería que fuera él quien lo cantara porque ése era el tema principal del disco, a otros les dejé elegir pero a Rosendo le pedí que fuera ése; como Krahe está siempre con que si la vanidad esto y aquello, pues toma. Pero Rosendo no quería grabar los arreglos que yo le había escrito, quería hacer una versión con su banda; al final tuve que recurrir a un amigo común para conseguirlo. Cuando escuchó el resultado final no se lo creía, había descubierto que sabía cantar”.

Guereña trabaja ahora en la producción de un nuevo disco de Javier Ruibal, con la orquesta de Córdoba, “pero de la producción musical no se come, se hace por pura amistad. Realizar una buena producción requiere mucho tiempo y ya no se venden discos, ahora se descargan”. ¿Y de la composición? “Depende de las temporadas, se vive pero como titiriteros. Por ejemplo ahora tengo trabajo, pero el año pasado me estuve chupando el dedo, y no es una queja. Desde luego de prestigio no se come”. Entre sus muchos trabajos “para la imagen”, ha compuesto la música para películas de Fernando Colomo (Miss Caribe, 1987) -que confieso no haber visto (“ni lo hagas”)-, documentales dirigidos por Pedro Arjona, “con el que colaboro a menudo”, (Luchadores: 50 años de CC.OO., Corazones de hielo, 2007), Marco Besas (Barreiros, motor humano, 2007), o para la televisión (por ejemplo, desde septiembre de 1996 hasta septiembre 2004 compuso la música para los informativos de la primera cadena de TVE o en el 1994 la de los Goya); también varios conciertos y danzas… “Yo escucho mucha música occidental, a Varèse, a Ravel… Pero no soy un erudito; oigo muchas cosas y luego se me olvida quién lo ha hecho”. ¿Qué compositores de cine contemporáneos te interesan? “Contemporáneos me gustan Patrick Doyle, James Newton Howard o ese otro… el de Superman. John Williams. “Ése”.

Le pregunto si se considera una especie de George Martin, el productor de los Beatles, por aquello de producir los discos de Krahe y que luego le pidan la entrada en la puerta de los garitos en los que toca con él (“Yo he hecho cola en una entrada tratando de explicar al de turno que estaba involucrado en el evento y citado por el organizador, con toda la credibilidad que confiere la verdad, y me la pasé en la calle, paciente, hasta que apareció, tranquilo, el susodicho”); los dos habíamos leído la charla digital concedida al diario Público en la que Krahe, interrogado sobre el disco del que se sentía más orgulloso, contestaba con un lacónico: “El disco blanco de los Beatles”. Guereña tiene claro que nada de George Martin, “además mató a su mujer, así que mucho menos” (fue Phil Spector, el lapsus que tiene cualquiera). Otra cosa es que señale que los Beatles lograron cosas que cincuenta años después todavía se copian. “Es curioso, porque la respuesta de Krahe parece una broma, pero lo cierto es que el disco blanco de los Beatles fue importante para nosotros. A mí me pilló más pequeño, pero te puedo decir que empecé a tocar la guitarra por ese disco”. Por ejemplo, en el nuevo disco de Krahe, Toser y cantar (18 Chulos, 2010) sorprende el tratamiento que recibe La vil televisión, que tiene un formato pop inaudito en su repertorio. “Eso fue idea de Krahe, que tuviera esa forma; como una de Sabina”. Pues da el pego. “Si ya te digo que lo de los Beatles está muy bien, pero es que si a estas alturas no sabemos hacer pop…”. Apaga y vámonos.

Javier López de Guereña – El refugio del mal (tema principal) (El refugio del mal, 2002)

www.lopezdeguerena.com

Vineshoot

Anuncios

John Lennon and The Mothers of Invention

12 septiembre 2009

Nota: Nos han quitado el vídeo, por lo tanto fastidiados quedan los que no lo vieron en su día y los que quieran volver a verlo, es decir, todos. Maldito el tesón de las viudas de los protagonistas.

Nota 2: El vídeo ha vuelto.

En 1971 John Lennon y Yoko Ono asistieron a un concierto de Frank Zappa, en concreto al celebrado en el Fillmore East de Nueva York, el 5 de junio. Hasta aquí todo normal, unos músicos que van a escuchar a los colegas. El interés está en que la pareja subió al escenario a tocar varios temas. Lennon y Zappa se habían conocido el día antes de la actuación, cuando un periodista de Nueva York los presentó. Zappa explicó en una entrevista que la primera frase que Lennon le dedicó fue “no eres tan feo como pensaba”. Parece ser que a Zappa le gustó el sentido del humor inglés e invitó a Lennon al concierto, a participar en unos temas y a compartir la grabación de los mismos. Supongo que el ego desmedido de un Beatle fue suficiente para aceptar la propuesta. Me pregunto si sus seguidores serán capaces de ver este vídeo y observar compungidos cómo el ídolo deja de tocar la guitarra en mitad de un tema porque no puede seguir a la banda de Zappa.

Sobre los gemidos uterinos de la nipona supongo que la opinión en contra será unánime. Suele ser opinión mayoritaria entre los seguidores de The Beatles que fue ella y sólo ella la responsable de la ruptura entre Lennon y McCartney y la consiguiente separación del cuarteto. Por lo pronto Zappa tituló uno de los temas que interpretó junto a la pareja Una pequeña eternidad junto a Yoko Ono. Como decía, llegaron a un pretendido pacto entre caballeros según el cuál tanto Zappa como Lennon podía publicar la grabación del encuentro por su cuenta. De manera que circulan dos ediciones distintas de tan magno acontecimiento (además de este vídeo de procedencia dudosa), una incluida en el álbum de John & Yoko Some Time in New York City y otra en el Playground Psychotics de Frank Zappa.

El propio Zappa cuenta en las notas de su álbum cómo después del concierto llegaron a un acuerdo y ofreció una copia de la grabación del concierto a Lennon. Lo que en un principio parece una estupenda maniobra comercial de Zappa terminó en desencuentro. Siempre según Zappa, éste comprobó que una canción que había escrito titulada King Kong que tocaron esa noche, fue publicada en el disco de Ono & Lennon con el nombre de Jam Rag y con la pareja como compositora del mismo. Encima eso, la publicaron y no le dieron un duro por los derechos de autor.

El vídeo que ofrecemos es sólo un fragmento de una actuación de unos veinte minutos. Quien vea el vídeo completo observará a un John Lennon incómodo desde el momento que comprende que no pilla una. Al final decide refugiarse junto a una columna de sonido, de espaldas al público, intentando sacar algo interesante de la guitarra acoplando su sonido, pero ni por esas. Llega un momento en que Ono decide darse un respiro con sus grititos, y de paso al respetable, y acude junto a su marido. Lo que le dice a la oreja no lo sabemos, pero después Lennon decide que vuelva al micrófono y grite para él. Lennon parece en este momento sentirse creativo y saca ruidos de su guitarra mientras su mujer se desgañita gritando. Al final el aficionado que estaba grabando el vídeo decide ponerle fin acaso harto de tanto noise post-Beatle.

Vineshoot

Reggae-pop

29 junio 2009

reggae2

El reggae-pop existe, me lo ha dicho un crítico.


I should have known better with a girl like you
That I would love everything that you do
And I do, hey, hey, hey, and I do

I never realized what a kiss could be
This could only happen to me;
Can’t you see, can’t you see?

That when I tell you that I love you, oh,
You’re gonna say you love me too, hoo, hoo, hoo, hoo, oh,
And when I ask you to be mine
You’re gonna say you love me too

So, I should have realized a lot of things before
If this is love you’ve gotta give me more
Give me more, hey hey hey, give me more

I never realized what a kiss could be
This could only happen to me
Can’t you see, can’t you see?

That when I tell you that I love you, oh
You’re gonna say you love me too, oh
And when I ask you to be mine
You’re gonna say you love me too

You love me too
You love me too

The Skatalites – I Should Have Known Better (Foundation Ska, 1996)

Vineshoot

La empanada mental de Roky Erickson

26 mayo 2009

Roky

De Roky Erickson se puede hablar largo y tendido, pero tampoco es cuestión de ponerse aquí en plan coñazo. Baste señalar que Roger Kynard Erickson, nacido el 15 de julio de 1947 (no olvidéis mandarle algo para su próximo cumpleaños) en Dallas, Texas, es el paradigma de rockero con problemas de estabilidad mental según la crítica especializada, pabellón que comparte con gente ilustre como Daniel Johnston, Syd Barrett y Brian Wilson. Pero Roky es tan bien para algunos un héroe con corazón de rock and roll. Pionero en los años sesenta de la reacción norteamericana al rock de las islas británicas; ya saben, esa reacción de ida y vuelta entre ambos continentes de tan buen resultado para el oyente aficionado. Empezaron los afroamericanos en los USA, Chuck Berry, Little Richards y demás, a los que siguieron Elvis y sus hordas; a estos últimos los escucharon los británicos y reaccionaron con los Beatles, Rolling Stones, Kinks y compañía; cuando los jóvenes norteamericanos escucharon los grupos de la llamada “invasión británica”, reaccionaron a su vez con guitarras baratas formando grupos como los Sonics, Standells y los 13th Floor Elevators de Roky Erickson.

13th Floor Elevators – You’re Gonna Miss Me (The Psychedelic Sounds of the 13th Floor Elevators, 1966)

13th Floor Elevators fueron una explosión de psicodelia garajera poco digerible para oyentes tiernos. Aun así consiguieron éxito comercial con canciones inolvidables como You’re Gonna Miss Me. La fama de los 13th Floor Elevators supuso el conocimiento general del consumo por parte de los miembros del grupo de sustancias ilegales como la marihuana y el LSD, sin duda imprescindibles para poder sonar como ellos y muchos otros que tocaron en dicha época. En fin, fueron víctimas de considerables arrestos de la policía. Tras tres años y medio recluido en un manicomio de la Administración, Erickson fue declarado oficialmente esquizofrénico y se le aplicó una extensiva terapia a base de electrochoque y psicoactivos como la thoracina. Nunca volvió a ser el mismo.

Roky Erickson & the Aliens

Y aun así, una vez dado de alta, Roky volvió  a grabar con una nueva banda, los Aliens. Roky Erickson & the Aliens grabaron decenas de canciones basadas en películas de serie b sobre extraterrestres y demonios, monstruos todos. Esta obra a ritmo de rock and roll clásico con sonido setentero le consiguió un público minoritario pero devoto, proclive a hacer oídos sordos a la Administración; la misma que llegó a prohibir comics como los de la E.C. en plena campaña censuradora del Maccarthismo.

Lo que sigue a continuación en la vida de Roky parece un cuento de hadas o un apaño, según se mire. En 1982 consiguió que, de nuevo, la misma Administración que le convirtió en ejemplo nocivo del abuso de drogas y en un conejillo de indias en la práctica de terapias psiquiátricas agresivas aceptase una declaración jurada según la cual en su cuerpo residía un marciano y, poco a poco, Erickson desapareció del mundo de la música.

Roky Erikson & The AliensTwo Headed Dog (Red Temple Prayer) (The Evil One, 1981)

Roky Erikson & The AliensCreature With the Atom Brain (The Evil One, 1981)

Vineshoot