Posts Tagged ‘The Replacements’

The Replacements: I Will Dare

22 febrero 2011

No deja de ser curioso que entre los aparatajes de nuestras levantadas de telón diarias nos veamos a menudo sometidos a las exigencias de la felicidad a través de las amenazas de todos sus contrarios, mientras con esa estrategia se consigue ignorar a dos bandas las potencias fundamentales de la alegría.

Lo que se nos ofrece para alcanzar la plenitud constante no pasa de ser una mayor tristeza acumulada en cuerpos y cajones: hoy un implante mamario para ella, o un corrector dental para él, mañana la revolución de un electrodoméstico o la seda de una sinrazón en forma de velocípedo. Así vamos asegurando nuestro sufrimiento y alguna otra causa que tiene que ver con que la humillación ajena acabe forjándonos la nuestra, además de someternos al dolor de terminar cambiando lo propio por el aspecto indisoluble de lo extraño. Lo cual hará, adecuada la duda a cualquier mentira, que lo conseguido con entereza resulte casi imposible de reconocer como una necesidad y que por tanto resulte un merecido premio a nuestro valor. Es fácil adivinar que lo que nos exigen raramente puede considerarse como un triunfo personal. ¿Cuánto de lo que no somos, de la realidad que aun somos, se puede ver compensado por el dudoso mérito de haber renunciado a la íntima alegría a cambio del imposible, totalmente imposible, reconocimiento de otros?

Lo siniestro tiene la mejor de las famas. El optimismo sensato de los que creen que los demás les entienden y su contarlo cada día con una sonrisa reside en la voluntad de renunciar una y otra vez a lo esencial, depositando todas las esperanzas en la alegría, esa que guarda todo lo que nuestra opaca realidad ignora. No es necesario que para la triste celebración de lo alegre nos vistamos de perros y gatos. La podemos ir acotando con un par de lápices de colores, con cuatro notas, o con el derecho a seguir escuchando.

Y siempre es mejor en cualquier compañía que inútilmente victoriosos.

The Replacements – I Will Dare (Let It Be, 1984)

wagnerian

Anuncios